Trabajamos por el desarrollo personal y la inclusión social de personas en situación de desprotección y exclusión: personas sin hogar y mujeres y menores víctimas de violencia de género.

"Que por mí no quede" Luz Casanova

91 445 41 69
info@proyectosluzcasanova.org

Apostar por la igualdad desde la adolescencia y con ellos

Chicos Violencia

La cifra de asesinadas no deja de crecer. La de las violentadas, tampoco. Hace voluntad política, presupuestos, llamar a las cosas por su nombre (violencia de género, en este caso) y trabajar con los jóvenes, con ellos y ellas. Los motivos del machismo, de los golpes y de la desigualdad vienen por una clara estructura patriarcal y por el inmovilismo de los hombres, que suelen pensar que conseguir erradicar esa violencia es cosa de las mujeres. Pero no solo eso, los hombres deben también renunciar a privilegios, los que hacen que ellos cobren más, no tengan techos de cristal, vivan un ocio más rico en horas y no tengan miedo de salir a la calle, por ejemplo.

Para avanzar, hay que atajar esos problemas culturales y empezar a preguntarse cómo interpretan los hombres el origen y el significado de la violencia de género. ¿Se ha generado algún cambio significativo en nuestros jóvenes y adolescentes con respecto a las generaciones anteriores? ¿El grado de compromiso e implicación de los hombres ha variado sustancialmente en estos cuarenta años de democracia? Y sí, sin duda, hemos avanzado: empezamos a tener conciencia de que nos matan por ser mujeres y cuando salimos a las calles a pedir igualdad, nos emociona encontrarnos con hombres de distintas edades que claman por la igualdad.

No obstante, falta mucho. Las cifras lo avalan y los estudios hablan de que el 40% de los hombres jóvenes españoles no percibe desigualdades de género relevantes. También, según los especialistas, 3 de cada 10 jóvenes varones están en riesgo de generar conductas violentas y discriminatorias cuando su posición ventajosa sea cuestionada. Así mismo se repite que un tercio de los chicos y chicas jóvenes no identifica los comportamientos de control con violencia de género. Por eso está claro que hay que trabajar con ellos y ellas para que no reproduzcan los comportamientos que han heredado.

En la Fundación Luz Casanova apostamos por ese trabajo de prevención, porque parte de la solución está en ellos y en ellas. En estos días publicamos los primeros resultados de un proyecto piloto, Xico q hablan, en el que hemos trabajado con adolescentes en riesgo de exclusión social. Con ellos hemos hablado de violencia de género, de desigualdades, de sexo, de privilegios y relaciones sanas. Los datos tras dos años de talleres con 30 chavales en situación de vulnerabilidad en dos barrios de Madrid, donde se crean espacios propios y especializados para ellos, ofrecen unos resultados más que interesantes: se reduce el número de potenciales agresores, que pasa de un 30% a un 22%; y las agresiones entre ellos reducen casi a la mitad, pasando del 40% al 21%. También mejora su sensibilización contra la violencia de género, que pasa al 36%, cuando al principio solo lo hacían el 5% del grupo. Y aunque estas cifras dan un espacio para la esperanza, no dejan de alarmantes y requieren de un trabajo de continuidad.

Pero además, y a pesar de las dificultades por la situación de vulnerabilidad de los chicos con los que se ha trabajado y las limitadas horas de trabajo del programa piloto (dos sesiones por semana de una hora de duración), un: 35% mejora rendimiento escolar de manera notable; una 25% incorpora habilidades para resolver conflictos y entender la igualdad/desigualdad; un 40% logra entender el origen histórico de la desigualdad de género y un 60% incorpora nuevas formas de mostrar afectos e interactuar desde el respeto con el grupo aunque tenga contradicciones y dudas sobre la violencia de género.

Haber llegado a esas cifras no ha sido fácil. No existe la magia; hay que desaprender para aprender y erradicar estas actitudes es un proceso largo y de continuidad. Hace falta que construyamos para ellos un futuro con posibilidades en todos los ámbitos. Y por supuesto, ese futuro debe ser feminista y partir de la igualdad, por ellos, por ellas y por toda la sociedad.

 

 

 

 

 

 

 

Julia Almansa es directora de la Fundación Luz Casanova

 

 

 

Publicado el 3 de octubre de 2019 en el Blog Mas de la Mitad
Ilustración: © Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad.

Al continuar la navegación en este sitio, usted está dando su consentimiento para el uso de las cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar