Trabajamos por el desarrollo personal y la inclusión social de personas en situación de desprotección y exclusión: personas sin hogar y mujeres y menores víctimas de violencia de género.

"Que por mí no quede" Luz Casanova

91 445 41 69
info@proyectosluzcasanova.org

EL “KAMALARI”: UNA TRADICIÓN NEPALÍ

P1010471

El Índice de Desigualdad de Género del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) es un indicador que mide las desigualdades de género en tres aspectos: la salud reproductiva, el empoderamiento, que se mide por la proporción de escaños parlamentarios ocupados por mujeres, así como la proporción de mujeres y hombres adultos de 25 años o más que han cursado, como mínimo, la enseñanza secundaria; y la situación económica, medida según la tasa de participación en la fuerza de trabajo de mujeres y hombres de 15 años o más.

De los 188 países que aparecen en dicho índice, Nepal ocupa el puesto 144. La sociedad nepalí es eminentemente patriarcal, manteniendo tradiciones ancestrales que esclavizan a las mujeres. Una de esas tradiciones es el “kamalari”, un sistema por el cual se paga una supuesta deuda mediante el trabajo de las mujeres en el servicio doméstico. Muchas familias, ante la promesa de un futuro mejor para sus hijas, las “entregan” para realizar las labores domésticas en familias de clase alta. Las promesas no se cumplen y sus hijas se convierten en víctimas del tráfico de menores o del maltrato machista. El “kamalari” persiste en Nepal.

https://elpais.com/elpais/2018/05/03/planeta_futuro/1525336604_772203.html

En Nepal hay muchas organizaciones cuyo objetivo es erradicar la violencia de género y la defensa de los derechos de las mujeres. Desde dichas organizaciones se insta al Gobierno a que no solo promueva nuevas leyes contra la violencia de género, sino que se cumplan las ya existentes que, en demasiados casos, se quedan en papel mojado. Asimismo, las organizaciones nepalíes defensoras de los derechos humanos señalan que el Gobierno no destina los recursos económicos necesarios para la aplicación efectiva de las leyes, lo que se traduce en la falta de compensación a las mujeres víctimas de la violencia, tal y como establecen las propias leyes. Desde la organización Alianza Nacional de Mujeres Defensoras de los Derechos Humanos, pionera en la lucha contra el patriarcado estructural en Nepal, van más allá de la aplicación de las leyes y ponen el acento en el desconocimiento de la existencia de tales leyes y la falta de información tanto por parte de las propias mujeres como de las fuerzas de seguridad, especialmente, de las autoridades locales.

Las organizaciones nepalíes defensoras de los derechos humanos, especialmente de los derechos de las mujeres, son conscientes de que la situación en las zonas rurales, donde se concentra la mayor parte de la población, merece una especial atención porque allí perduran tradiciones ancestrales, como el “kamalari” que victimizan a las mujeres cuya situación de vulnerabilidad se acrecienta con la persistencia de creencias religiosas y la precariedad económica en la que subsisten. La primera labor en dichas zonas es la información para sensibilizar y concienciar a las mujeres, las potenciales víctimas. En consecuencia, muchas organizaciones nepalíes centran sus actividades en dar a conocer los derechos de las mujeres y las normas que las protegen. Asimismo, destacan la necesidad de que las mujeres participen en la toma de decisiones que las afectan y, para ello, promueven su participación en las instancias locales desde las cuales podrán impulsar las acciones necesarias para que tradiciones como el “kamalari” queden relegadas al olvido.

 

 

 

Al continuar la navegación en este sitio, usted está dando su consentimiento para el uso de las cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar