Trabajamos por el desarrollo personal y la inclusión social de personas en situación de desprotección y exclusión: personas sin hogar y mujeres y menores víctimas de violencia de género.

"Que por mí no quede" Luz Casanova

91 445 41 69
info@proyectosluzcasanova.org

En las moradas de los dioses

Chhaupadi Mg 1024x565

En las montañas donde moran los dioses nepalíes las mujeres sufren las consecuencias de la persistencia de costumbres ancestrales que suponen la violación de sus derechos. Hasta allí viajó Edurne Pasabán, la alpinista española que ha conquistado 14 ochomiles, con el fin de denunciar tales costumbres y animó a un grupo de mujeres para que la acompañaran en su ascenso al pico Saipal, de más de 7000 metros de altura.

Las montañas que rodean el Saipal se consideran moradas de los dioses y, según tradiciones ancestrales, las mujeres no pueden subir por sus laderas porque desde el momento que tienen la primera menstruación son consideradas impuras. Se trata de la práctica de origen hindú denominada “chaupadi” que obliga a las mujeres a permanecer fuera de casa durante la menstruación para preservar la pureza del hogar. El pasado mes julio, el Parlamento nepalí tipificó como delito el chaupadi y lo convirtió en una práctica criminal; sin embargo, en  muchos lugares de Nepal se desconocen las leyes y persisten prácticas tan denigrantes como la que comentamos, por lo que las niñas y las mujeres siguen siendo expulsadas de sus casas y enviadas a chabolas, fuera del poblado, durante la menstruación. Nadie las puede tocar y ellas no pueden tocar nada hasta el punto de que pasan días enteros sin comer porque sus familiares no les permiten utilizar ni platos ni cubiertos.

Edurne fue testigo de las condiciones deplorables de las chabolas en las que las niñas y las mujeres se ven obligadas a permanecer durante la menstruación. Se han dado casos de muerte por asfixia al hacer fuego para calentarse. Toda su vida sufren semejante humillación. “Esto es muy duro”, aseguró la alpinista desde Nepal, después de conocer las historias de mujeres que se encontraban en chabolas durante esos días en los que son consideradas impuras. Edurne convenció a cuatro chicas de la zona para que la acompañaran en la escalada al pico Saipal porque ellas habían decidido dar un paso al frente para erradicar definitivamente determinadas costumbres de las que ellas son víctimas. Edurne está convencida de que lo lograrán porque las mujeres son el mejor agente de cambio social.

No fue fácil convencer a las cuatro jóvenes nepalíes de que ellas pueden llevar una vida normal durante los días en los que dura la menstruación porque no son impuras y que en esos días también ellas pueden escalar montañas y llegar a las moradas de los dioses.

 

Al continuar la navegación en este sitio, usted está dando su consentimiento para el uso de las cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar