Trabajamos por el desarrollo personal y la inclusión social de personas en situación de desprotección y exclusión: personas sin hogar y mujeres y menores víctimas de violencia de género.

"Que por mí no quede" Luz Casanova

91 445 41 69
info@proyectosluzcasanova.org

Hombres buenos

Hombres Buenos

¿Cuántas veces habremos oído las que proclamamos que defendemos los derechos de las mujeres a ser iguales a los hombres (o sea feministas), las siguientes frases?: “Pobre, debe de haber tenido muy malas experiencias con sus parejas” o “A saber qué clase de padre ha tenido” … en mi caso, lo he escuchado bastantes veces.

Como principio, el propio planteamiento del asunto así es de un patriarcal demoledor, ya que está dando por sentado que el sentimiento feminista nace como revancha, como el resorte de un muñeco mecánico y no de forma meditada y racional. El binomio que te propone alguien que te cuestiona eso, es “hombre bueno-mujer satisfecha/sumisa” vs “hombre malo-mujer rencorosa/envidiosa”. El caso es considerar a las mujeres siempre como un cerebro de segunda.

Sin embargo la realidad nos demuestra que nacen flores maravillosas entre el lodo y la basura, pero también en los jardines bien cuidados. Leía hace poco que el padre de Malala Yousafzai fue quien animó siempre a su hija a estudiar, a cuestionar lo establecido. A pesar de los terroristas talibanes y de las amenazas de muerte, incluso. A formarse, como el mejor de los tesoros a lograr en la vida. Como a Christine de Pizan, o a Sofonisba Anguisola…

Desde mi punto de vista es justo todo lo contrario a ese planteamiento inicial. ¿Hubiera podido Malala ser ella misma si en lugar de ese padre hubiera tenido a otro, a uno de esos que por ir al colegio intentó matarla? ¿Cuántas Premio Nobel, cuántas doctoras, cuántas escritoras no se está perdiendo el mundo por culpa de los hombres malos? Que consiga brotar una flor así en ese lodazal es una lucha de titanes, el nacimiento de una auténtica heroína (y sí, hay miles y miles de ellas). Desde luego, lo tienen mucho más difícil que nosotras, las que hemos tenido la suerte de estar rodeadas siempre de hombres magníficos.

 

Al continuar la navegación en este sitio, usted está dando su consentimiento para el uso de las cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar