Trabajamos por el desarrollo personal y la inclusión social de personas en situación de desprotección y exclusión: personas sin hogar y mujeres y menores víctimas de violencia de género.

"Que por mí no quede" Luz Casanova

91 445 41 69
info@proyectosluzcasanova.org

La “aporofobia”

Aporofobia

En la entrada anterior salía una palabra que tuve que buscar en internet su significado porque así de primeras no tenía ni idea. Se trata del término “aporofobia”.

Hechas las oportunas investigaciones, parece ser que “aporofobia” no está en el diccionario de la Real Academia de la Lengua, que para estas cosas es como el tribunal último de apelación. Pero el lenguaje, por más que se empeñen algunos, está vivo y siempre es capaz de crear nuevas palabras que responden a las realidades que vive la gente.

Entonces, ¿qué significa la palabreja? Pues viene del “á-poros”, que significa “sin recursos, indigente, pobre” y de “fobos”, que significa “miedo”. Así que es un neologismo, una palabra nueva, recién inventada que nos sirve para referirnos al miedo ante las personas pobres o ante la pobreza misma. En la práctica no se refiere sólo al miedo, al temor, frente a… sino que alude también a la repugnancia y hostilidad ante las personas pobres, sin recursos o desamparadas.

Repugnancia o rechazo ante la pobreza en cuanto tal podríamos tenerla. Lo que es impresentable es que esa repugnancia o rechazo se dirija a la persona que está en esa situación, como si fuese culpable de ello. Como si caer en una situación de pobreza, de falta de recursos suficientes para mantener una vida digna, fuese consecuencia de que la persona no haga lo que tiene que hacer. Como si no hubiese una multitud de razones y circunstancias sociales, políticos y/o económicas que influyesen profundamente en los procesos de exclusión y marginación. O dicho en otras palabras, que son muchas las circunstancias que concurren para que una persona termine viviendo en la calle y/o sin los recursos necesarios para mantenerse él o ella y su familia.

Pero nuestra sociedad cultiva a veces una cierta idea del superhombre que dice que, si trabajas y te esfuerzas, conseguirás todo lo que te propongas. Es una mentira como un piano de grande pero funciona en muchas mentes. Es lo que llaman la cultura del esfuerzo. Como todo en la vida es verdad en parte pero sólo en parte. Es una verdad a medias. Que se lo digan a todos los que se esforzaron, pusieron todo su empeño y trabajo… y fracasaron. Son muchos. Porque el éxito no depende de uno solo sino de la familia en que vive, de la sociedad, del momento histórico, de estar en el lugar oportuno y en el momento oportuno, de la economía…

Y de esa idea o verdad a medias, viene a veces la “aporofobia” convertida en violencia, desprecio y rechazo a la persona que ha caído en esa situación. Se le culpabiliza y, en consecuencia, se le deja al margen. Nada que hacer porque se da por supuesto que la persona no quiere salir de esa situación en la que, se supone, ella misma se ha metido.

En este enlace (http://www.elmundo.es/papel/historias/2017/07/25/5975b27746163f4d658b4593.html) tienen una entrevista con Adela Cortina, que es la inventora del término, que les puede resultar interesante y más clarificador, y si aún quieren ampliar más ahi tienen el libro que ha publicado este año.

Fernando Torres Pérez cmf

Al continuar la navegación en este sitio, usted está dando su consentimiento para el uso de las cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar