Trabajamos por el desarrollo personal y la inclusión social de personas en situación de desprotección y exclusión: personas sin hogar y mujeres y menores víctimas de violencia de género.

"Que por mí no quede" Luz Casanova

91 445 41 69
info@proyectosluzcasanova.org

¡La crisis NO ha terminado!

1103096

Los domingos siempre hay tiempo, o debería haber, para leer con tranquilidad el periódico. Pasando por las páginas me encuentro un artículo del que fue ministro socialista Jordi Sevilla. Dice que “se ha terminado la crisis” porque a mediados de este año alcanzaremos de nuevo la renta per capita que teníamos justo antes de empezar (para los que quieran leer el artículo, este es el enlace: www.elmundo.es/economia/2017/06/11/593a901f268e3eb55f8b4572.html).

Hay un párrafo que me llama la atención. Es cuando habla de que, aunque terminada la crisis, las consecuencias siguen con nosotros. Dice que la rebaja de los costes salariales y el recorte del Estado del Bienestar, “la llamada austeridad, han provocado uno de los mayores incrementos en la desigualdad social en nuestro país, con un repunte fortísimo en la tasa de pobreza. Incluso quienes aceptan que no se podía hacer otra cosa, deben reconocer que ahora hay que hacer frente a los efectos de aquellas medidas, entre los que destacan: un retroceso importante en el nivel de renta de las familias, una precariedad laboral creciente, especialmente entre los jóvenes, que supera en mucho la de países de nuestro entorno y un debilitamiento excesivo de las políticas sociales redistributivas que tanto nos costó poner en pie.”

Como es domingo por la mañana, pienso que igual no he entendido bien lo leído. Me paro a leer el párrafo una segunda vez. Y confirmo lo que he leído la primera. Dice que se ha incrementado la desigualdad social, que hay muchos más pobres que antes, que las familias tienen menos renta, que la precariedad laboral es creciente sobre todo entre los jóvenes y que, hablando en plata, las políticas dirigidas a redistribuir la renta, a favorecer la igualdad se han ido al carajo.

Una vez releído el párrafo de marras, vuelvo al comienzo del artículo. Confirmo el título. Es verdad, el artículo se llama “La crisis ha terminado”. Y me surge una pregunta. Sin malicia, sin ironía. Casi inocente. ¿Para quién ha terminado la crisis? Porque todas esas familias que han visto bajar tanto su renta, todos esos que tienen trabajo por horas y por días, todos los jóvenes que están a la búsqueda de su primer empleo, todos esos que han entrado en el bloque de los pobres… todos esos, digo, siguen en crisis. ¿O no? ¿O será que se han vuelto invisibles frente a la lógica de los grandes números macroeconómicos?

Quizá es que la mejora de esos grandes números, nos empuja a ver la realidad desde otra perspectiva. Desde ella se puede decir que “la crisis ha terminado”. Desde ese punto de vista toda esta realidad que, curiosamente, el autor de artículo recoge en el párrafo citado tiene tendencia a volverse invisible, a desaparecer del campo visual. Son los efectos colaterales de la crisis. Consecuencias secundarias que no ocupan el centro de la visión, que están fuera de foco.

Me revuelvo contra el artículo. No es verdad lo que dice. La crisis no ha terminado. Esa realidad que describe en el párrafo citado es lo que debería estar en el centro de nuestra mirada. Mientras esos “efectos colaterales” no se curen y sanen, nuestra sociedad seguirá enferma y la crisis no se cerrará.

 

 

Fernando Torres Pérez cmf

 

Al continuar la navegación en este sitio, usted está dando su consentimiento para el uso de las cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close