Trabajamos por el desarrollo personal y la inclusión social de personas en situación de desprotección y exclusión: personas sin hogar y mujeres y menores víctimas de violencia de género.

"Que por mí no quede" Luz Casanova

91 445 41 69
info@proyectosluzcasanova.org

La fuerza del compromiso

Antonio 1

Quiero contarles la historia de Antonio, un chico que llegó al comedor social de  Santa Engracia cuando  apenas tenía 17 años. Corría el año 1948 .

“Vine  como pobre”, contestaba contundente cuando alguien le  preguntaba como  había conocido el comedor. Entonces no sabía leer ,ni escribir , no tenía oficio. Solo  tenía hambre.

La historia de Antonio es un  ejemplo de cómo cuando se confía y se apoya  a la persona , esta  puede crecer y salir. En su camino tuvo  la suerte de encontrarse  con  Maria Vicenta y con la propia Luz Casanova, que comprendieron que la mejor ayuda para Antonio era que tuviera un oficio.

Aprendió  a escribir y leer, empezó como recadero, caminó kilómetros y kilómetros con su  pequeño carro, recogiendo muebles y donaciones.  Un carro que hoy perdura en Santa Engracia  y que es testimonio vivo de su trabajo y entrega y  parte de la historia de la congregación.  Se hizo con un oficio,  fue el pintor de las apostólicas, y sus manos pintaron metro a metro , colegios, comedores y albergues

Pasaron los años , muchos años  y  Antonio se jubiló. Entonces decidió devolver, parte de lo que  había recibido con su tiempo y con su  vida, y  estuvo 22 años como voluntario. Años donde de lunes a domingo  puntual llegaba a Santa Engracia., regaba las plantas, organizaba las despensa, colocando con paciencia infinita  los productos, mirando una a  una las  fechas de caducidad… Yo soy apostólico decía orgulloso

La historia de Antonio es una historia de  compromiso,  el de las apostólicas, que  apostaron por que aquel adolescentes saliera de la calle . Una apuesta clara que tiene hoy su continuidad en el trabajo que se hace en la Obra social y por el que cada  año reclamamos  Nadie sin hogar, Ningún  joven sin hogar. Pero también es la historia del compromiso de Antonio que le hizo caminar día a día, para ejercer su voluntariado, a pesar de los terribles dolores en las piernas. El  repetía. “el dia que no pueda venir a Santa Engracia  es que me estoy muriendo”. Y así fue. Antonio murió  hace unos meses ,  solo dejo de venir cuando sus pies cansados dejaron de caminar .

Hoy en el día  internacional del Voluntariado  quisiera decirles que a Antonio cada día se le echa de menos, pero las  plantas siguen creciendo, y la despensa sigue ordenada  por que  la fuerza del compromiso  siguen cambiando la historia

.Gracias a todas las personas voluntarias que con su tiempo , su saber hacer y su compromiso cambian el mundo

 Julia Almansa

Directora de la Fundación Luz Casanova

 

Nota. En la fotografía podemos ver a Antonio a la derecha de la, entonces,  princesa Leticia, en una visita al Centro de Día

Al continuar la navegación en este sitio, usted está dando su consentimiento para el uso de las cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close