Trabajamos por el desarrollo personal y la inclusión social de personas en situación de desprotección y exclusión: personas sin hogar y mujeres y menores víctimas de violencia de género.

"Que por mí no quede" Luz Casanova

91 445 41 69
info@proyectosluzcasanova.org

Los verdaderos problemas de la gente

MIGUEL PLANELLS SAURINA
 Llevo un tiempo sorprendido y perplejo por la actitud de nuestros políticos. No sé si de todos pero sí, ciertamente, de algunos. Lo digo porque parece que están mucho más preocupados por las esencias y las identidades, por las fronteras y otras zarandajas por el estilo que por los verdaderos problemas de la gente. Y en estas luchas se nos va el tiempo y la vida, entre grandes declaraciones de principios y solemnes palabras que se quedan todo en resultados vacíos e inanes que en la práctica no sirven para nada.
      Según el informe El Estado de la Pobreza. España 2017, que ha sido presentado públicamente el 16 de octubre pasado, la cifra exacta de personas que están en riesgo de pobreza en España, país, nación, estado o como demonios queramos llamarlo, es de 12.989.405. Ya sé lo que está alguno pensando: que estos estudios sociológicos son muy parciales, que las cifras no son exactas… Y alguno hasta dirá que no se lo cree porque “los bares están llenos”. ¡Excusas! Esa cantidad supone el 27,9% de la población española. ¡Más de una cuarta parte!
      ¿Otro dato interesante y triste al mismo tiempo? Pues sucede que, cuando pasamos un momento de crisis económica, la cifra se incrementa mucho. Podríamos decir que es normal, que es el efecto de la crisis. Lo malo es que, cuando llega el momento de salir de la crisis, la cifra de personas en riesgo de pobreza no baja en la misma proporción en que se incrementó en el momento de la crisis sino que tiende a estancarse. ¡Qué curioso! De fondo, lo que se ve es que los pobres tienden a ser más pobres y los ricos más ricos, que las diferencias se amplían y que la distancia entre unos y otros cada vez es más difícil de atravesar.
      Si quieren más cifras y más detalles de lo que dice este informe lo pueden encontrar en este artículo de El País (https://elpais.com/elpais/2017/10/16/planeta_futuro/1508166873_533570.html). Para mí lo dicho es suficiente como para hacerse una pregunta: ¿no deberían nuestros gobernantes atender este problema como la mayor urgencia de nuestra sociedad? ¿No deberían posponer otros problemas, que son por definición mucho más secundarios, para cuando hayamos resuelto el hecho de que un cuarto de la población de este país esté en peligro de caer en la pobreza? ¿No debería ser su primerísima preocupación el atender el bienestar de los ciudadanos y, sobre todo, de los más débiles, indefensos y frágiles?
      Da la impresión de que están sólo preocupados por las siguientes elecciones y a la búsqueda del voto no tienen el más mínimo rubor en movilizar a las masas para las causas que a ellos les parecen más rentables. ¡Qué pena! ¡Qué miopía! Eso sí que es falta de sentido de Estado. Claro que posiblemente estos “pobres” o “en riesgo de pobreza” serán de los que se abstienen en las elecciones y, por eso, su voto, sus necesidades, cuentan poco en la preocupación de los políticos.
Fernando Torres Pérez
Fotografía de Miguel Planells Saurina 

Al continuar la navegación en este sitio, usted está dando su consentimiento para el uso de las cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close