Trabajamos por el desarrollo personal y la inclusión social de personas en situación de desprotección y exclusión: personas sin hogar y mujeres y menores víctimas de violencia de género.

"Que por mí no quede" Luz Casanova

91 445 41 69
info@proyectosluzcasanova.org

MUJERES MIGRANTES

Charo Guatemala 41

En un informe publicado recientemente por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) titulado “Población, ciudades y migración. ¿Hay lugar en el planeta para tantas personas?” se afirma con rotundidad que uno de los retos más importantes de nuestro siglo es la migración. Y surge la pregunta ¿de qué estamos hablando? Hablamos de un fenómeno complejo, de una realidad con muchas caras; de un fenómeno con repercusiones sociales, económicas y políticas que está ocurriendo en todo el mundo. Hablamos, básicamente, de flujos de seres humanos: “de millones de historias de éxito y fracaso que pocas veces conocemos; de paz sin pan; de guerra o, al menos, de conflicto sin esperanza; de superación y resistencia; de cientos o miles de kilómetros recorridos; de fronteras y campos de refugiados; de terremotos y huracanas; de sequía y hambruna; de supervivencia y final feliz”, según se afirma en el mencionado informe.

http://www.fao.org/3/i8579es/I8579ES.pdf

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha afirmado reiteradamente que hablamos de un grave problema que debe ser atajado desde su raíz, solucionando los conflictos y las situaciones que fuerzan a las personas a buscar refugio en otro país. La migración no debe ser una necesidad, sino una opción.

¿Quiénes migran? ¿Hombres, mujeres? Actualmente, según datos del informe de la FAO citado, la paridad entre hombres y mujeres que migran es la nota dominante. Las mujeres son ya casi la mitad y superan el número de hombres en el caso de las migraciones internas. Las mujeres migrantes superan en número a los hombres en Europa y América del Norte, mientras que hay más migrantes varones en África, Asia y América Latina. Se destaca en el informe que al hablar de migraciones y mujeres debemos tener en cuenta no solo las que se van, sino que debemos referirnos a las mujeres que se quedan en los países de origen cuando los hombres migran, ya que ellas asumen cambios drásticos de roles que afectan a sus familias y a sus comunidades, a las estructuras laborales y, por ende, a las económicas.

El catedrático de Ciencias Políticas y director del Instituto de Estudios y Cooperación Mediterráneo-América Latina, Sami Naïr, señala tres nuevas características de las migraciones a escala planetaria: la feminización de los flujos migratorios (51%), el desarrollo de la inmigración infantil y el aumento de las migraciones climáticas, es decir, de personas que huyen de catástrofes naturales –sequías, desertificación y subida del nivel del mar-. En su opinión “lo que pasa hoy no tiene que ver solo con refugiados e inmigración de trabajo. El concepto que define mejor la nueva realidad es el de flujos demográficos”’. En efecto, el crecimiento de la población mundial, especialmente en el continente africano, producirá cambios sorprendentes porque “cuando no hay adecuación entre el crecimiento demográfico y la capacidad de integración social, el auge demográfico genera desplazamientos de poblaciones”, según Sami Naïr.

En cualquier caso, hablamos siempre de seres humanos cuyas desgarradoras realidades les llevan a tomar decisiones con consecuencias tan desgarradoras -o más- que la realidad de la que intentan huir.

 

 

 

Al continuar la navegación en este sitio, usted está dando su consentimiento para el uso de las cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar