Trabajamos por el desarrollo personal y la inclusión social de personas en situación de desprotección y exclusión: personas sin hogar y mujeres y menores víctimas de violencia de género.

"Que por mí no quede" Luz Casanova

91 445 41 69
info@proyectosluzcasanova.org

Mujeres que transforman el mundo

Descarga

No sé en que momento me hice feminista, Nunca fui demasiado consciente de serlo. Creo que primero surgió mi deseo de trabajar por un mundo más justo, de trabajar contra la pobreza y la desigualdad … y así llegué a trabajar en una ONG, Manos Unidas, que me permitió entrar en contacto con los países del Sur. En 1991 hice el primero de mis viajes a un país precioso: Guatemala y allí fue donde empecé a descubrir la verdad de la frase que tantas veces he oído a Carmen Sarmiento: detrás de un campesino hay siempre una campesina doblemente explotada y detrás de un  negro  hay una negra marginada por su condición de mujer y de  negra…. La pobreza que vi afectaba a todos por igual, hombres y mujeres, pero las mujeres soportaban mucho más trabajo que los varones que cuando cobraban la paga de los trabajos realizados se emborrachaban, seguramente para olvidar la realidad que les había tocado vivir, pero la mujer no podía evadirse, tenía que cuidar de los hijos, la casa, la milpa y al compañero que ni tan siquiera era capaz de tenerse en pie. Allí descubrí que las mujeres no éramos el sexo débil, que los débiles en muchas ocasiones, son los hombres aunque tengan una fuerza bruta mayor que la nuestra.

He tenido la posibilidad de viajar a muchos otros países de América, África y Asia y en todos he visto los mismo: mujeres que sacan adelante a sus familias a pesar de todas las carencias y dificultades que tenga a su alrededor, son las mujeres las que mueven el mundo, aunque sean los varones quienes los gobiernen y detentan el poder.

Por este motivo desde hace varios años me encanta participar en el Encuentro de Mujeres que transforman el mundo. Se viene realizando en Segovia desde hace ya ocho años. En el, y en un espacio singular como es la cárcel en la que estuvieron represaliadas las mujeres víctimas del franquismo, republicanas en su mayoría, en este espacio privilegiado se dan citas mujeres, muchas veces desconocidas, que en distintas partes del mundo se esfuerzan,  luchan y trabajan por cambiar y transformar esa realidad.

A lo largo de los años he podido escuchar en primera persona historias verdaderamente estremecedoras como la de  Leymah Gbowee  que con  26 años y embarazada regreso del campo de refugiados en Ghana a su país Liberia y allí junto a otra mujeres y organizando múltiples actos, vestidas con sus camisetas blancas se convirtieron en una fuerza política contra la violencia que terminó con la guerra civil que mataba a miles de personas en aquel país africano. En 2011 recibió un merecido Premio Nobel de la Paz.

 Melinda McRostie, regenta un restaurante ,The Captain’s Table, en la isla de Lesbos. Y nos contó como en 2010 vio cómo comenzaron a llegar miles de personas refugiadas huyendo de la guerra, de la violencia, del hambre y muchas veces de la muerte y no se lo pensó: empezó a darles comida y bebida, a proporcionarles alojamiento. Creó la Starfish Foundation para alimentar, vestir y proporcionar asistencia médica a más de 200.000 refugiados. Hoy sigue acogiendo a quiénes llegan a sus costas.

Eufrosina Cruz Mendoza , indígena mexicana, nos habló hace unos años,  de su lucha y de la lucha de las mujeres indígenas en culturas donde la mujer apenas es tenida en cuenta. “El maestro me enseñó a soñar y yo empecé a luchar por si sueño”. En 2010 se convirtió en la primera mujer indígena Presidenta del Congreso del Estado de Oaxaca, después de haber sufrido dos atentados.

Este año me ha sorprendido Isatou Jeng, de Gambia. Nos habló de la clitoridectomia. A los 6 meses la hicieron la ablación total. Yo ya sabía que esta práctica, además de exponer a múltiples enfermedades, condenaba de por vida a la exclusión del placer sexual a las mujeres que la padecían, pero nunca antes había oído a nadie contar en primera persona el dolor que produce realizar el acto sexual. Fue muy estremecedor.

Isatou Jeng es una luchadora. Contó cómo a pesar de no tener dinero y a pesar de haber tenido una hija con 15 años, había conseguido graduarse en Ciencias Políticas en la universidad. Ha creado The Girls Agenda, una organización feminista, un grupo de supervivientes, de las cuales el 95% han sufrido discriminación, violencia, mutilación genital femenina, han sido forzadas a un matrimonio infantil o han tenido embarazos adolescentes.

Estas mujeres que he ido conociendo en los diálogos, en mis viajes… otras con las que me encuentro cada día en la Fundación Luz Casanova, que han vivido situaciones de dolor, exclusión y violencias a veces al borde de la muerte … son las mujeres que transforman el mundo y de la mano de las que vendrá el verdadero cambio social. Ah! Y por ellas soy feminista, radicalmente feminista.

 

 

Al continuar la navegación en este sitio, usted está dando su consentimiento para el uso de las cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar