Trabajamos por el desarrollo personal y la inclusión social de personas en situación de desprotección y exclusión: personas sin hogar y mujeres y menores víctimas de violencia de género.

"Que por mí no quede" Luz Casanova

91 445 41 69
info@proyectosluzcasanova.org

Para ti

28795525 1763483990368727 8587892249151406080 O

Para ti, que te has cogido un berrinche y que estás empeñado en desprestigiar el hecho de que millones de mujeres de más de 50 países del mundo decidimos, el pasado 8  de marzo, hacer huelga y tomar las calles para alzar la voz y mandar un mensaje para decir que queremos transformar este mundo desigual e injusto, para gritar que estamos hartas de volar tan alto en un trozo de cielo tan pequeño, pero sobre todo, para demostrar que somos muchas y que no nos vais a callar.

Para ti, el bienintencionado que se esfuerza en señalar lo mal que lo estamos haciendo, lo poco inteligente de nuestra estrategia, y que incluso te permites el lujo de explicarnos lo que es el “verdadero” feminismo.

 Para ti, que piensas que vamos de víctimas y que lo cómodo es echar la culpa a los demás. Que con toda la certeza que te da esa posición de poder, como hombre blanco engullido por el sistema capitalista, defiendes a capa y espada que tenemos el mejor sistema económico que podemos tener, y que te permites el lujo de afirmar, incluso, que apenas no hay pobreza en el mundo y que las mujeres tenemos prácticamente las mismas oportunidades.

 Para ti, que no entiendes nada, que te parecen injustas las medidas compensatorias. Que estás demasiado ocupado y seguramente intranquilo defendiendo tu trinchera, incapaz de cuestionar nada de lo que te rodea y de cuál es tu posición en el mundo. Una posición y un status socio-económico de hombre blanco europeo, que no es más que un regalo, pero que de alguna manera te has convencido de que te lo has ganado. Abanderado de la libertad y de la igualdad, que pataleas cuando te llevan la contraria y te ponen un espejo delante para que dejes de auto-engañarte con lo respetuoso y razonable que eres y lo radicales que somos las feministas.

 Para ti, es para quien van dirigidas estas palabras, aún sabiendo que quizá caigan en saco roto porque no hay más ciego que el que no quiere ver:

– Sí, el mundo es un lugar brutalmente desigual. Date un paseo por el mundo o infórmate más y mejor, que viene a ser lo mismo y es más accesible. El 30% de la población mundial es extremadamente pobre y sigue habiendo una brutal desigualdad económica. Hay más de 2.000 millones de personas que viven con menos de 2€ al día y el 1% más rico posee más riqueza que el 99% restante. España es el tercer país de la UE en pobreza infantil y el número de personas desplazadas ha aumentado en un 60% en los últimos 6 años.

– No, no es una cuestión de diversidad de opinión, es un hecho, las mujeres sufrimos una desigualdad mayor solo por el hecho de ser mujeres.  Algunos datos: en España, aunque las mujeres representamos más de la mitad de la población con estudios universitarios, sólo ocupamos uno de cada cuatro puestos directivos y dedicamos, en promedio, el doble de horas diarias al trabajo de cuidados no remunerado, comparado con los hombres. Además, representamos únicamente el 22% de las y los parlamentarios del mundo. Cada año asesinan a una media de 60 mujeres a manos de sus parejas o exparejas en nuestro país y según el Ministerio del Interior, se estima que una mujer es violada cada ocho horas. Las mujeres y las niñas representan el 70% de las víctimas de trata y el 98% de las víctimas de explotación sexual. Y no, la brecha salarial no son los padres, existe de verdad.

Sí, sé que te cuesta digerirlo, pero en el feminismo hay cabida para una enorme diversidad de manifiestos. El 8 de marzo, cada mujer salió con el suyo propio, con su lucha, con su mochila cargada de experiencias vitales en las que se ha podido ver discriminada, violentada o menospreciada por el simple hecho de ser mujer. Todas y cada una de nosotras tenemos nuestros motivos y tenemos nuestras propias ideas, no necesitamos que vengas a aleccionarnos de lo que entra y de lo que no entra en nuestra lucha feminista.

Y por último y para que no haya malentendidos, por supuesto que tiene una carga ideológica, por suerte todas las causas la tienen. La carga ideológica es querer transformar este mundo y acabar con la desigualdad y la discriminación en todas las esferas y a todos los niveles. Es la carga ideológica que conlleva querer construir una sociedad más justa, que abrace la diversidad, que rompa fronteras y que sea sostenible para el medio ambiente.

Y si todavía no lo quieres ver, es por eso que tendremos que seguir haciéndola.

Ahora bien, tienes tres opciones:

  • La primera es empezar a comprender y a superar el miedo propio de alguien a quien le van a arrebatar un poder que lleva siglos sintiéndose con el derecho natural de monopolizarlo, y unirte. Sumándote a muchas mujeres y otros muchos hombres que nos acompañan y que pelean, como todas nosotras, para ser cada día más feministas, rompiendo con lo que el sistema patriarcal impone.
  • La segunda es simplemente apartarte y dejarnos hacer.
  • La tercera es seguir enfrentándote y comprobar que, al final, el feminismo pasará por encima y quizá no habrá ya nadie que escuche tus tan respetables opiniones.

Y no te equivoques, no somos víctimas, somos guerreras. Porque a pesar de haber sido y seguir siendo ninguneadas a lo largo de la historia, sostenemos el mundo, lo hacemos evolucionar, porque sin nosotras se para, porque hemos demostrado de sobra que no tenemos miedo, y porque créeme, si piensas que somos malas, juntas podemos ser peores.

Porque hemos hecho historia y porque ya no hay marcha atrás. Porque ya es una pena que no seas capaz de disfrutarlo, pero más pena da que te lo vayas a perder.

Y para vosotras, compañeras, mujeres de ahora y mujeres de la historia, daros las gracias y animaros a seguir. Deciros que ahora más que nunca es el momento, como dice mi querida Carmen Sarmiento, de dejar de ser el sur de todos los nortes, el sur de los hombres, el sur del mundo.

 

 

Fotografía de Estudio-H

 

Al continuar la navegación en este sitio, usted está dando su consentimiento para el uso de las cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar