Trabajamos por el desarrollo personal y la inclusión social de personas en situación de desprotección y exclusión: personas sin hogar y mujeres y menores víctimas de violencia de género.

"Que por mí no quede" Luz Casanova

91 445 41 69
info@proyectosluzcasanova.org

¿Qué puedo hacer por ti?

Diapositiva4

Hay quienes piensan que hacer voluntariado es para satisfacer el ego personal e incluso tranquilizar conciencias.

Hay quienes piensan que aporta y suma para tener experiencia laboral; o hay quien piensa que simplemente mejora la autoestima, pero la verdad es que dentro de las motivaciones de un voluntario además del carácter altruista está el querer trabajar en favor de la justicia social y de un reparto equitativo de los bienes materiales y naturales, es crear un compromiso con el bien común y aportar con ello una acción para hacer un mundo más justo.

Cada vez son más las empresas que realizan el voluntariado corporativo. Lo promueven porque fortalece la comunidad, afianza los vínculos y amplía la formación humana de los trabajadores.

Es el caso de las empresas que nos visitan en la Fundación Luz Casanova, principalmente en el Centro de Día. Una de estas empresas ha sido REMAX. Han colaborado en varios días haciendo grupos de cinco, recibidos y atendidos por Lola de Mesa, responsable del voluntariado.

Ellos nos lo cuentan en primera persona:.

En el mes de octubre mostramos nuestro compromiso de colaboración con la Fundación Luz Casanova, y durante el mes de noviembre fuimos a su comedor social para cubrir turnos voluntarios de comidas durante varias semanas.

Gracias a vuestra participación hemos podido formar cinco grupos. En total, hemos sido 13 las personas interesadas en esta actividad de voluntariado.

Preparar las mesas y las sillas, llenar y colocar las jarras de agua, cortar el pan, doblar las servilletas, servir la comida…

Acciones que, día tras día, realiza el personal de cocina de la Fundación, y los voluntarios que acuden a echar una mano, para que cientos de personas sin hogar puedan acudir al comedor a diario, y normalizar algo tan básico como es sentarse a la mesa y comer.

“En el comedor social de Luz Casanova se come igual que se hace en cualquier casa: con platos de loza y cubiertos que no sean de plástico”

(Emilia. Hermana encargada del comedor)

“Fue una experiencia muy gratificante. En nuestro caso, nunca habíamos hecho turnos de voluntariado en un comedor social y, aunque es un trabajo duro que requiere esfuerzo y compromiso, el agradecimiento y la sensación de haber podido ayudar aunque sólo fue un rato a los demás, fue la mayor recompensa personal.

Sin duda volveremos a Luz Casanova para colaborar en todo lo que podamos.” (Equipo INMADRID)

Los alimentos que cocinan los reciben bien a través de donaciones particulares, o bien a través del Banco de Alimentos. En función de lo que tengan en el almacén preparan unas u otras recetas. El menú siempre se basa en un primer plato de cuchara, un segundo (carne o pescado o huevos), pan, y el postre (fruta, o lácteo).

Para muchas de las personas que acuden al comedor, ésta es la única comida que realizan en todo el día.

El comedor es también el sustento de las mujeres y niños que viven temporalmente en el centro de acogida, y no siempre tienen leche de fórmula para los bebés. Por lo que nos piden ayudan en este aspecto.

Si quieres colaborar tú también con el comedor social de la Fundación Luz Casanova, tan sólo tienes que enviar un email a la atención de Lola Mesa, a la dirección: covoluntario@proyectosluzcasanova.org

“Gracias a Paula y al equipo del comedor social Luz Casanova que ha estado con nosotros por su amabilidad y por darnos la oportunidad de echar una mano, pero sobre todo, por ayudarnos a ser conscientes de la suerte que tenemos y valorarlo. Hay pocas cosas que me conmuevan tanto como la solidaridad y es de verdad un soplo de esperanza y alegría ver que muchas personas regalan una parte de su tiempo a los demás. Hemos pasado un rato estupendo!.” (Aurora Cruz)

“Gracias Paula por la jornada de ayer en el comedor de la Fundación Luz Casanova. Pese a estar orientados a trabajar con personas en situaciones muy complicadas, el ambiente era bueno, luminoso, de trabajo, con muy buena organización, estrictos y sobre todo con mucha vocación. Ésta se transmite en forma de alegría.

Nos hicieron un hueco para echar una mano y estoy segura que ellas solas se apañan !! Qué energía!!! Admiro la labor que hacen a diario. Por supuesto que salí pensando en las situaciones personales detrás de cada una de las personas que acudieron al comedor, pero motivada a preguntar: ¿Qué puedo hacer por tí?.” (Clara Valero)”


 

Al continuar la navegación en este sitio, usted está dando su consentimiento para el uso de las cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar