Trabajamos por el desarrollo personal y la inclusión social de personas en situación de desprotección y exclusión: personas sin hogar y mujeres y menores víctimas de violencia de género.

"Que por mí no quede" Luz Casanova

91 445 41 69
info@proyectosluzcasanova.org

El señor al que cuidas te maltrata

test
IMG 7523
  • ¿Cómo contar a tus hijos o nietos que el señor al que cuidas te maltrata?
  • El machismo y edadismo es una combinación terrible que hiere profundamente a las mujeres mayores de 65 años y las vuelve sumamente vulnerables

Cuando se habla de violencia de género, se suele olvidar a las mujeres con años. ¿Por qué? Por mayores y porque esta sociedad las invisibiliza cuando cumplen años. Simplemente dejan de existir. Pero están aquí y son una parte fundamental de nuestra sociedad. Aunque no suelen aparecer en las campañas para tomar conciencia sobre violencia, también a ellas las matan y sufren violencias en plural.

Peinan canas, sus pensiones (si las tienen) muchas veces son ruinosas y en ocasiones no se identifican como víctimas de la violencia de género. El concepto les queda demasiado lejos. Este enero, en una semana nefasta, computamos dos feminicidios hacia ellas: dos hombres asesinaron a sus mujeres, mujeres mayores, mujeres víctimas del machismo.

Ellas sufren dos marginaciones. La primera es la marginación de la edad (el edadismo), un fenómeno en el que la sociedad invisibiliza y castiga a quienes cumplen años. La segunda es la marginación de su género: si eres mujer pagas también por un machismo estructural que no nos contó ni tuvo en cuenta. Lo denuncian las actrices, las escritoras y las dirigentes, a quienes además se las mira y califica con una lupa especial, que va más allá de la edad cronológica. Una lupa social: la de ya no estar en el mercado.

Pero si hablamos de violencias, las víctimas mayores de 65 son todavía menos visibles. Los datos dicen que piden menos ayuda (cuando lo hicieron, hace treinta o cuarenta años, no se las atendió) y dicen que denuncian menos, pero esto es complejo. No lo hacen por miedo, sino por la carga social. ¿Cómo contar a tus hijos o nietos que el señor al que cuidas te maltrata? ¿Cómo denunciarle? No van a una comisaría o centro social porque dependen de ellos (económicamente), porque las enseñaron a callar, por cultura, religión, porque le asusta enfrentarse a la justicia.

En un estudio de la Universidad de Comillas se ve que el 24,4% de las mujeres entrevistadas no tenía información sobre los recursos existentes para víctimas de violencia y que el 14,4% no ha oído hablar de la Ley de Violencia de Género. Pero están, también las matan y violentan. Hace falta actuar de una forma específica con ellas porque pagan con sus vidas el machismo y edadismo de la sociedad.

El problema, especialmente con ellas, es que existe una visión muy reduccionista de la violencia contra las mujeres, una mirada muy limitada que impide ver las múltiples violencias a las que son sometidas. Se pone el foco en los daños físicos y se eluden los problemas sociales derivados de las violencias. Esa perspectiva olvida graves temas como el aislamiento social, la falta de autoestima e indefensión, o el control personal continuo y prolongado durante muchos años por parte de sus parejas. Ello impide ver el enorme coste físico y psicológico para las mujeres mayores y el enorme coste social de vulneración de derechos por mirar a otro lado.

Desde la Fundación Luz Casanova trabajamos desde el año 2017 con esas mujeres tanto en prevención, detección y atención para una salida de ese horror desde su idiosincrasia. En ellas pesa la culpa, la angustia y falta de autoestima acumulada por años. Por eso es importante una mirada de confianza y dinamismo que rompa con dinámicas a veces cronificadas y normalizadas. No vale tratar a las personas mayores de forma infantil restandoles autonomía y responsabilidad o influyendo más de lo necesario en sus decisiones. Tampoco se puede dar por hecho que no va a haber cambios de comportamientos o actitudes y por tanto no tratar de incidir sobre ellos, asumiéndolos como algo que no se puede cambiar.

Entonces, ¿cómo combatir este mal?

En estos años de trabajo con ellas y desde sus realidades concretas identificamos algunas acciones concretas y urgentes para poder revertir esta realidad:

  • Hacen falta más estudios nacionales e internacionales del problema para conocer su dimensión real, pues lamentablemente lo que no se conoce no existe.
  • Es necesaria una formación específica de los equipos profesionales que trabajan con población mayor de 65 años. De esa forma podrán identificar y detectar las violencias. En una investigación de la Delegación de Gobierno para la Violencia de Género se da un dato tremendamente revelador: un profesional formado en violencia de género es capaz de detectar tres veces más casos de violencia que uno que no lo está. Muchas veces las medican, las tratan con ansiolíticos y no ven los golpes, que son los que les causan la depresión.
  • Debemos revisar el modelo de emergencia, que en la actualidad está más orientado a sobrevivir que a crear las bases de una nueva vida.
  • Son necesarias alternativas habitacionales estables que permitan salir del horror de la violencia sin la presión de la inmediatez.

Finalmente, si con todo lo que te hemos contado aquí te cuesta un poco creer el impacto de la violencia machista en la vida de estas mujeres, te invitamos a escucharlas en este video:

 

 

 

 

Publicado el 19.2.2020 en el Blog 3500 millones

 

Al continuar la navegación en este sitio, usted está dando su consentimiento para el uso de las cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar