Trabajamos por el desarrollo personal y la inclusión social de personas en situación de desprotección y exclusión: personas sin hogar y mujeres y menores víctimas de violencia de género.

"Que por mí no quede" Luz Casanova

91 445 41 69
info@proyectosluzcasanova.org

Si Virginia Woolf levantara la cabeza

Marta M

“No hay barrera, cerradura, ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente”, decía Virginia Woolf en su maravilloso e increíblemente inspirador libro Una habitación propia. Esta frase hace años que me marcó, y últimamente ando pensando que si Virginia, una auténtica genia, adelantada a su tiempo y una de las escritoras más importantes del siglo XX., viviera en 2018, se vería sin duda obligada a reescribirla.

Me la imagino apareciéndose de repente, después de más de 70 años, alucinada, contemplando cómo vivimos las mujeres hoy en día. Empapándose de esta ola de feminismo que te salpica aunque te pongas detrás de un malecón. Y es que ya la estoy viendo, utilizando los hashtag: #Metoo, #Timesup #Niunamenos o #ProudtoBe, para deleitarnos con frases dignas de su ingenio y disfrutando de las ventajas que ofrecen las redes sociales para gritarle al mundo lo que le viniera en gana.

Porque si de algo estoy segura es de que Virginia, a lo largo de su vida, sintió que no podía decir ni hacer lo que realmente quería, por el simple hecho de ser mujer. Y la razón por la que me imagino que escribió esa hermosa frase, fue para gritarles a esos hombres, que dominaban la literatura, la academia, las artes, la política, los sindicatos, la ciencia; hombres de clase alta, de clase media, de clase obrera, que por más que quisieran evitar que se expresase libremente, nunca tendrían el control sobre sus ideas y su manera de pensar.

Cualquiera que la haya leído estará de acuerdo con que, de alguna manera, sus palabras eran premonitorias, innegablemente demoledoras, y lamentablemente podrían seguir sirviéndonos hoy en día. Sin embargo, pienso que hay algo en esa frase que se me queda corto. En la era digital, en esta sociedad defensora de “la libertad de expresión”, donde hasta la persona menos políticamente correcta ha llegado a ser presidente de los EEUU. Donde, podremos ganar un par de enemigos, pero muchas ya no nos cortamos en decir lo que pensamos, me pregunto: ¿qué importancia tienen las palabras?, ¿de qué sirve esa libertad para decir lo que piensas, si no somos dueñas de nuestros cuerpos?.

Unos cuerpos, el de las mujeres, que llevan años saliendo a las calles para que dejen de matarlos. Unos cuerpos, que hace apenas un mes se dejaban la piel en Argentina para exigir un aborto legal, seguro y gratuito y que están cada vez más cerca de conseguirlo. Cuerpos cosificados y violentados, que salen juntos y sin miedo para demostrar que no habrá una agresión sin respuesta. Cuerpos que construyen sistemas y redes de autodefensa porque, todavía hoy, las leyes no los amparan. Unos cuerpos con unos roles marcados, pero que indudablemente se sienten diversos. En definitiva, unos cuerpos que hace tiempo que están hartos de sentirse encerrados y controlados dentro de esta sociedad patriarcal.

Y es que si Virginia Woolf levantara la cabeza y viera lo lejos que han llegado todas esas voces que, como ella, se enfrentaron a la censura del discurso machista imperante y compartieron sus pensamientos, cogería su Smartphone y twittearía: “No hay barrera, cerradura ni cerrojo, que puedas imponer a la libertad de mi cuerpo”. Porque ya no se trata de poder pensar y hablar sin barreras. La verdadera revolución llegará el día que seamos, además, completamente dueñas de nuestros cuerpos, el día que seamos libres de ir dónde y cómo queramos. Porque ya tenemos una habitación, ahora vamos a apropiarnos de las calles.

 

 

Al continuar la navegación en este sitio, usted está dando su consentimiento para el uso de las cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar