Trabajamos por el desarrollo personal y la inclusión social de personas en situación de desprotección y exclusión: personas sin hogar y mujeres y menores víctimas de violencia de género.

"Que por mí no quede" Luz Casanova

91 445 41 69
info@proyectosluzcasanova.org

Solidaridad entre inmigrantes

Clases

Tras un viaje sin rumbo  se encontró el ”Aquarius” con 629 migrantes a bordo, de los cuales 123 eran menores, y ningún puerto en el que atracar tras las medidas italianas y maltesas que bloqueaban a esta embarcación. España se ofreció a acogerles y como puerto de llegada fue Valencia. Tras la aceptación de Francia y el Presidente Macron,  la mitad pidieron refugio en el país vecino.

Con menos eco en los medios de comunicación y despliegue de fuerzas políticas, en la frontera Sur de nuestro país, a principio del mes de julio ya habían sido 6000 las personas rescatadas del mar, el triple más que el mismo periodo del año anterior. Y siguen llegando. El pasado día 13  podíamos leer en el periódico El País: “en las últimas 12 horas los rescatadores de Salvamento Marítimo ya han auxiliado a 360 personas que viajaban a bordo de 10 pateras en el Mar de Alborán y el Estrecho de Gibraltar”

Helena Maleno, defensora de los Derechos Humanos y  activista con una gran labor a favor de las personas migrantes, lo que le ha costado una citación  ante un juzgado marroquí acusada de “tráfico de seres humanos”, cuenta cada día, cada hora, la realidad que sufren los migrantes que llegan a la frontera Sur procedentes de África.

Vienen del Congo, Guinea Conakry, Camerún, Togo, Costa de Marfil y Guinea Ecuatorial… Unos son deportados, otros están en los CIES y otros recorren las ciudades de nuestro país en busca de una vida digna que les ayude a olvidar los sufrimientos y las penas sufridas en dura travesía.

Madrid es punto de referencia para muchos de ellos. En Madrid  los albergues están desbordados desde mediados de este  mes de julio. Muchos de ellos han encontrado acogida en algunas parroquias, pero otros terminan durmiendo en la calle pasando a incrementar el número ya alto de personas sin hogar.

También la Fundación Luz Casanova se ha visto afectada por este fenómeno migratorio.  En los dos últimos meses se ha notado en el Centro de Día un incremento de  un 40%. Además de la atención básica de higiene y lavandería, se venían dando hasta ahora una media de 120  comidas. En este momento se ha pasado a  170 o 180 comidas diarias.

Las personas que están llegando son jóvenes, muy jóvenes. En el Centro se recogen iniciativas para aportar el bienestar  de todos… Inma, la trabajadora Social que los atiende, pensó que sería  beneficioso que aprendieran español y así nació una bonita iniciativa: Tres jóvenes inmigrantes  venezolanos preparados, también usuarios del Centro, José Felipe R. Víctor S. y Giorgi U. aportan sus conocimientos para enseñar nuestro idioma a todos los que estén dispuestos a aprender. Esta iniciativa ha sido muy bien recibida por los alumnos que acogen con gran entusiasmo y aplicación.

Los amigos venezolanos  han creado tres niveles de preparatoria, porque no todos parten del mismo conocimiento. En principio, me explica José Felipe, hacen un test para ver el nivel. En el segundo están quien no sabe escribir y comprende poco,  y en el tercer nivel  se encarga de los más avanzados.

Estas iniciativas hacen que se encuentren más integrados y les sea más fácil la estancia en nuestro país. Mientras se resuelven sus medidas de acogida, la esperanza es grande, la ilusión se refleja en sus ojos. Cualquier aportación es buena para paliar la incertidumbre de estas personas.

Los protocolos y trámites de extranjería son complicados, las medidas de protección internacional tienen que cumplir una serie de requisitos para poder protegerlos y los medios burocráticos están bloqueados.

Es necesario que desde la administraciones competentes se dictaminen política de derechos humanos efectivas y no sólo gestos humanitarios, como se pedía el pasado día 10 en la Marcha solidaria en Madrid por los migrantes de la Frontera Sur:  “¡También somos del #Aquarius!”, era el grito silenciado de migrantes recién llegados, en las calles de Madrid.

 

 

 

 

 

 

 

Al continuar la navegación en este sitio, usted está dando su consentimiento para el uso de las cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar